Twitter Facebook Delicious Digg Stumbleupon Favorites More
Historias cotidianas, otras almas, otros libros, cine...

Puñetazos en el plexo solar de la conciencia.

Es la primera vez que España acoge una cumbre del clima desde que se iniciaran estas reuniones anuales, que a mi humilde parecer sirven para bien poco; quizá a lo sumo para mediatizar y dar visibilidad al problema más grave al que se enfrenta el ser humano de cuantos acechan o han acechado a este planeta. Como no podía ser de otro modo, salen a la palestra los dobermans de turno para hacer caja con ello en forma de rentabilidad política. Lo más despreciable del ser humano no deja de sorprenderme. Es la primera vez, como digo, que acogemos un evento de semejante enjundia, y siempre hay un cainita en este país intentando reventar el acto; algunos ya han demostrado ser expertos en ese terrorismo intelectual pro derechos humanos y de la mujer, y los que los alientan han aprendido bien la lección. "Por eso dejé que mi cuerpo siguiera siendo la expresión misma de la sorpresa sacudida por contundentes puñetazos en el plexo solar de la conciencia, mientras en un rincón del secreter de mi cerebro sabía que estaba a buen recaudo la respuesta.", escribió el gran Montalbán en ese alarde intelectual de "Cuarteto".

Uno siente verdaderos puñetazos ante semejantes actos de incivilidad al uso, donde lo más importante no es el debate que nos debe interesar a todos, sino el rédito político. Poco importa que el mes de julio fuese el más caluroso en todo el mundo desde que se tienen registros. Así nos lo comunicó Copernico Climate Change, que es algo así como un servicio temático proporcionado por la Unión Europea para vigilar el cambio climático. Ni siquiera nos resulta extraño ver esas imágenes virales de osos polares escuálidos y raquíticos en busca de su habitat natural, habida cuenta del deshielo de Groenlandia a un ritmo nunca visto, y acaban por deglutir plástico a falta de comida orgánica. Y poco nos sorprende ya que en pleno océano pacífico se haya formado un enorme islote del tamaño de España, Francia y Alemania, de todo tipo de basura industrial, primordialmente plástico.

La Oficina de Libertad Intelectual, departamento dependiente de la Asociación de Bibliotecas de Estados Unidos (American Library Association), documentó 483 libros impugnados o prohibidos el año pasado. La Oficina organiza una semana anual de libros prohibidos, y esa fue la cantidad total de los que el año pasado no consiguieron pasar la censura. Ya saben: "Todo libro que ha sido echado a la hoguera ilumina el mundo", (Ralph W. Emerson). Es lo que suele suceder siempre que alguien grita "esta es la realidad" y no la que miran a través de la veladura que nos ciega a diario. Es cuando aparece la censura, el descrédito, el desprecio... Siempre hay alguien que protege intereses espurios y sale a la voz de su amo para reventar el acto. Recuerden a Greta Thunberg, una joven sueca, activista medioambiental como sus padres, que padece Asperger, fue el blanco de brutales comentarios discriminatorios por una intervención en la ONU haciendo defensa del planeta. La activista sueca se ha convertido en un fenómeno mundial por su lucha contra el cambio climático. Aquella fugaz exposición de unos hechos incontestables la convirtió en un icono para los jóvenes de su generación y para todos en general, pero también en una víctima de violencia verbal y odio en las redes sociales. Les resumo algunas prebendas:

Una escritora reporta por twitter unas fotos de Greta comiendo un plátano, "quiere reducir las emisiones de gases, y luego come plátanos que vienen de lejos. ¿Por qué no come una manzana, que se produce localmente en Suecia?". Otro escritor pone el foco de atención en que tiene dos perros grandes, "esos perros deben estar comiendo carne, y las vacas son la mayor fuente de emisión de metano y una vaca usa hasta 15.000 litros de agua antes de alcanzar la edad de sacrificio". Otro de los numerosos haters y trolls de twitter, a los que defino amablemente gilipollas ignorantes, pone el énfasis en que ha comprado un sándwich en el tren, que viene con una envoltura de plástico, y así está contribuyendo al daño causado por el plástico a los mares; o que "es curioso que se imponga no tomar aviones como medida de ejemplo a seguir, pero que con el uso de trenes está utilizando claramente la energía eléctrica, que sigue siendo generada básicamente por el carbón".

Vivimos en un auge de neoliberalismo, donde el tsunami del nacionalismo, populismo fascistoide, y xenofobia, siembran de credibilidad las noticias falsas malintencionadas. Nos están llevando hacia cierto tipo de degradación humana que había quedado en el olvido y sólo teníamos en cuenta en los documentales históricos y en los libros. Esos libros que, de seguir así las cosas, acabarán por tener el dudoso honor de entrar en esa lista de volúmenes censurados de la Asociación de Bibliotecas del mundo. Hemos visto claramente en estas últimas campañas electorales cómo los partidos políticos hasta basan sus programas electorales en el desacrédito a sus opositores y en bloquear, a base de mentiras e incluso serias agresiones contra la Constitución, cualquier forma de gobierno que no contribuya a la estupidez. Vivimos en un sistema social donde es imposible, materialmente, que alguien haga algo en este mundo sin que otro alguien contribuya a despreciarlo, menospreciarlo, menoscabarlo... contribuir a su derribo. Y nada cambiará mientras el sistema político no corrija nuestro modo de vida poniendo como ejemplo su propio modus operandi, cosa que se me antoja improbable.

A una preadolescente como Greta, por el simple hecho de querer defender lo que ha aprendido en casa; por la educacion que ha recibido de sus padres; porque entiende que su casa, el planeta Tierra, hay que cuidarlo; la han calificado de perturbada, aprovechada, loca, majara, subnormal, esquizofrénica, violenta, explotada por sus padres, sierva de la ultraizquierda... sólo por defender la absurda idea de que el planeta se deshace cayendo por la taza del váter y a vamos camino de tirar de la cadena.

Y si sólo fuesen trolls tuiteros y haters (gilipollas ignorantes sin lugar a dudas), pues tendría cierto poso de languidez, porque el ruido solo necesita tiempo para que se convierta en el polvo del silencio. Pero cuando todo un presidente del gobierno de los iuesei reacciona de manera verbalmente agresiva, como no podría ser de otro modo tratándose de Trump(oso), acaba siendo gasolina para los incendiarios profesionales de Twitter: “Parece que es una niña muy feliz, entusiasmada por un futuro brillante y maravilloso. ¡Qué bonito verlo!”, tuiteó el mandatario de forma irónica burlándose ante millones de seguidores y no seguidores en todo el mundo. FOX news, que le baila el agua cual radiestesista zahorí, (al igual que millones de medusas sin cerebro por todo el mundo), aprovechó la veda y lanzó un improperio del estilo barriobajero con navaja, nocturnidad y alevosía, impropio de un medio de comunicación serio: “una niña sueca mentalmente enferma de la que se están aprovechando sus padres y la izquierda internacional”.

Pues sí, va a ser que la pobre Greta no sea mas que una marioneta de quienes denuncian que 65 oligopolios en todo el mundo se reparten el 71 % de los gases de efecto invernadero del planeta y que lo que se debe hacer es criminalizar a la vecina del quinto por no reciclar sus plásticos. Que no digo que no esté bien eso de reciclar, pero ni ella ni miles de personas como ella deben sentirse culpables de la fabricación indiscriminada de plásticos, embalajes y productos desechables con base de polímeros en su mayoría.

Quizá la pobre Greta esté también siendo manipulada por los "izquierdosos" del mundo, que seguro son los causantes de los incendios provocados e indiscriminados del mes de agosto, haciendo que los niveles de CO2 del planeta fuesen los más altos registrados de los últimos dos millones de años, (coincidiendo con el abandono de los primeros 'homos' de África y su expansión hacia otros continentes).

Y quizá sea Greta la que está detrás de los animalistas, que denuncian que el metano emitido por la industria ganadera vacuna y ovina repartidas por todo el planeta son las responsables de casi una cuarta parte de todas las emisiones de metano. Gas que contribuye al Calentamiento Global con un 15%. Además se espera que a finales del siglo XXI el efecto de este gas supere al del dióxido de carbono.

Y con total seguridad, Greta es la vocera oficial del Registro Nacional de Emisiones (RENADE), cuyos estudios concluyen que un total de 79,53 por ciento de las emisiones de CO2 proceden de fuentes fijas cuyo origen lo poseen 20 empresas aquí en España, o que los investigadores del Global Carbon Project apuntan a que estas emisiones crecerán en torno al 2,7%, hasta llegar a superar las 37 gigatoneladas, lo que supone un récord nunca visto en la historia de la humanidad...

Pero todo esto, mis ilustres ignorantes, nos cae lejos, lo vemos a kilómetros de distancia. Lo vemos por televisión y atestiguamos así que es cierta la patraña que nos quieren vender los revolucinarios bolcheviques del mundo. Así hemos visto las catástrofes a lo largo de la historia y así seguimos viéndolas. Como si tuviésemos un grano sospechoso en la piel aunque al que no hacemos el menor caso ni al picor ni a los síntomas. No era ni mas ni menos que un cáncer de piel... hasta que es demasiado tarde para poner remedio. Lo vemos lejos, porque así ha sido siempre en la historia de la humanidad. El problema de este planeta es un cáncer cuyos cuidados paliativos deben ser drásticos y urgentes. Esa peste, al igual que todas las pestes de la historia de la humanidad, nos pillará con los pantalones bajados y no podremos siquiera ni echar a correr.

Preferimos la censura a la acción, echar tierra al oponente político que arrimar el hombro para hallar la solución, dinamitar al que piensa diferente que reconocer un error, actuar como un perro de presa ante el adversario para sacar rédito político antes que arrimar el hombro para contribuir a encontrar soluciones a la emergencia climática. La política se ha convertido en un nido de depredadores, incivilizados y arribistas. Han creado un clima cultural y social que la ciudadanía ha aceptado como legítimo y poco importa la verdad si lo que consiguen con ello es crear un caldo de cultivo de crispación permanente que les ayude a llegar al poder, cueste lo que cueste.

Necesitamos más Greta Thunberg y menos Trump. Necesitamos que las páginas que escriben activistas y ciudadanos como ella a diario se incendien en la hoguera de las censuras para que iluminen al mundo y propinen puñetazos en el plexo solar de la conciencia de todo ser humano, especialmente de los que tienen el poder de revertir esta situación.

Espero y deseo que tengamos la fortuna suficiente para evitar que las curvas de la "s" de 'suerte' no acaben bajo el tumulto de pies a la carrera de una "m" de 'muerte'. Ojalá este planeta no sucumba a la incivilidad del ser humano que está al frente de una catástrofe anunciada, y anda exhibiéndose en un rincón del secreter de mi cerebro como el único final posible. Porque el "homo" del siglo XXI no tiene un lugar por donde escapar o expandirse como el de hace dos millones de años.






Licencia Creative Commons
© Daniel Moscugat, 2019.
® Texto protegido por la propiedad intelectual. 
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sobre este blog

Este espacio es un lugar donde se desnudan las pequeñas y grandes historias que a veces pasan desapercibidas, quizá necesitan denuncia, o las que la vida cotidiana deja desamparadas y casi en el olvido. También habla de poesía y literatura, de cine, de la vida... Sin ninguna pretensión, con honestidad y sinceridad. Y respecto a las otras almas..., todos tenemos otras muchas que están en la nuestra.

Popular Posts

Portfolio: naturaleza

Archivo

© Daniel Moscugat, todos los derechos reservados.. Con la tecnología de Blogger.

Al alcance de tu mano

Al alcance de tu mano
Puedes recibirlo en tu propia casa, firmado y dedicado. Usa el formulario de contacto que ves junto a esta imagen.

Contacta desde aquí

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Páginas vistas en total

Copyright © Daniel Moscugat | Design by SimpleWpThemes | Adaptado y modificado por Daniel Moscugat