Twitter Facebook Delicious Digg Stumbleupon Favorites More
Historias cotidianas, otras almas, otros libros, cine...

No basta renovar para mejorar

Decía Machado, grande entre los grandes, que 'no basta mover para renovar, ni basta renovar para mejorar'. Visto lo visto, ahora que apenas hace un mes se cumplen 100 años de la muerte del maestro, resulta que anda todo patas arriba allá por donde uno mire, sobre todo aquí en casa, donde también llegará la ignominia de ley sobre derechos de autor que se aplicará en todo el viejo continente. Y es que el pasado día 20 de marzo la Unión Europea aprobó una nueva ley de copyright en la que defiende, todo muy loable, los derechos de los autores en todas las extensiones que ofrece Internet tal y como lo conocemos hoy día. Hasta aquí, todo correcto. Me pareció en su momento, y me sigue pareciendo ahora, que padres, madres, niños, abuelos, púberes y demás fauna 'yutubera' aprovechan el vacío legal existencial que ofrecen estas plataformas para tomar del banquete digital todo cuanto les apetece del trabajo musical, cinematográfico, literario, artístico en general, y convertirlo en audiencia o reproducciones, que traducido significa pasta, money, viruta, parné... sin tributar un sólo céntimo a los respectivos autores. No obstante, la directiva europea, en el artículo 13 deja en manos de un algoritmo la capacidad de decisión que debe estar en manos de un juez y esto es poco menos que un golpe de estado contra la razón y la libertad. La palabra más utilizada por expertos en derechos de autor es "barbaridad". Y lo secundo: no basta renovar para mejorar.

Ahora que estamos en precampaña electoral (que Dios nos pille confesados, porque aún no hemos entrado en el estado permanente de "consignas" y demás ocurrencias y "barbaridades" y ya nos llueve esa borrasca) no hacemos más que oír 'eslóganes' de todo tipo en busca de la confrontación, con el objeto de rendir cuentas permanentes con el pasado. Unos vociferando a gritos contra otros, estos increpando e insultando a aquéllos, y entre medias están los adalides de la resurrección del régimen criminal que asoló España, queriendo acabar con todos para ajustar cuentas generalizadas con aquellos que no piensen como ellos, dando buena cuenta, tanto gráfica como ideológicamente, qué es el fascismo y lo que ofrecen en su repertorio. Todos estos dan por bueno el verdadero origen y significado de la palabra 'slogan', del gaélico 'slaugh-ghairm', cuyo significado literal era 'grito de guerra'. La evolución de la palabra derivó hasta 'slogorne', consigna. De ahí que el el llamamiento político se utilicen 'consignas' a modo de grito de guerra para arengar a un electorado más o menos emotivo y borreguil.

Cada vez que entramos en campaña electoral, nos encontramos en una batalla de clanes, cuyos líderes van arengando a sus soldados con sus 'slaugh-ghairm'. Y para más inri, en vez de confeccionar listas electorales con personas capaces o gestores dignos, los partidos políticos andan a la gresca confeccionando 'platós' de televisión, intentando copar el máximo número de flashes y las máximas garantías de audiencia y cuotas de 'share'; por supuesto, el máximo rendimiento en las plataformas digitales de vídeo para obtener de camino réditos económicos y seguidores mansos y dóciles. Cuanto más famoso el personaje, sea cual sea su faceta, más posibilidades de viralizar todo cuanto diga por las redes sociales y por las plataformas 'yutuberas'. Apenas nadie lee los programas electorales ni sirven para nada porque a la vista de todos quedó aquel programa que encumbró al ex presidente del gobierno en una mayoría absoluta infame y catastrófica para la deuda española (entre otras cosas: cultura, educación, sanidad, etc...), y que no cumplió ni un solo punto de cuantos prometió sobre el papel en campaña electoral. 

Con lo que no contábamos en este preludio de elecciones es que, además de las arengas, íbamos a contar con la presencia infame de la ignorancia copando todos los titulares de prensa. En esta precampaña infausta, donde nos jugamos aún más de lo que parece y la fractura de este país es manifiesta, entró en escena un personajete incauto e ignorante, que además resulta ser presidente de un país, y pretende dar lecciones de historia al más puro estilo 'yutúber', exigiendo que el gobierno de España, con don Felipe VI a la cabeza, pida perdón por algo que sólo él (y la cohorte de ignorantes que le siguen a pie juntillas como borregos) ha podido leer en su libro de historia. Porque resulta que lo que sucedió en la patria de Tenochtitlán fue una salvajada de un grupo de cuatrocientos cincuenta o quinientos españoles que tuvieron como infantería a los sometidos por el pueblo azteca, pueblos contrarios o enemigos, como los tlacaltecas. Y así se liberaron de esa tiranía con ayuda de los españoles. Sería bueno recordar, quizá, que hasta la independencia de Méjico en 1821, la Corona recompensó a los que participaron en la conquista con una excención de todos los impuestos habidos y por haber, y que fue a partir de ese año cuando comienza la llamada "tragedia de los indígenas". Bien pensado, quizá debiera ser al contrario: López-Obrador debería dirigirse a su propio pueblo indígena y pedirles perdón por todas las tropelías cometidas contra su estatus de pueblo soberano. Aquella conquista no fue la de España, sino la de unos indígenas sobre otros con la ayuda de la Corona. Pero este es también el estilo de la campaña que nos queda por ver, la de la posverdad y la lucha por la presencia masiva en la televisión, los medios de comunicación y las plataformas digitales como YouTube. Cuanto mayor sea la barbaridad, más presencia por doquier, que traducido significa, por ende, más pasta.

Está claro que el tal López-Obrador (y la cohorte de indignados ignorantes que dramatizan impunemente con sus 'eslóganes' haciéndole la ola) tiene de fondo un consumado espíritu 'yútuber'. Él y todos los políticos que salen a la palestra en campaña para ver quién dice la barbaridad más grande jamás contada, con el objetivo claro de contar por miles las visitas a sus perfiles y sus 'yutubes', convirtiendo sus barrabasadas y barbaridades en consignas. En el caso del presidente mejicano, su magnífica y breve exigencia no es otra cosa sino fomentar su presencia en la vida pública hispanohablante para resarcirse como personaje público y, de camino, desviar la atención hacia otros derroteros que no son los verdaderos problemas que acucian a su país y que no sabe cómo afrontar. Del mismo modo, las estrellas del firmamento político del nuestro vituperan a sus contrarios y procuran rodearse de entornos idílicos y de estrellas mediáticas para salir lo mejor posible en sus vídeos y aumentar las visitas y los réditos que las plataformas conceden a sus partenaires. Y todos estos han dicho hasta la saciedad que han venido para renovar la política y mejorar su estatus: 'no basta mover para renovar, ni basta renovar para mejorar'.

Si algo espero en la aplicación del articulo 13 de la nueva directiva europea sobre los derechos de autor, es que silencie las bocas de aquéllos y su visibilidad en las redes, dado que esta clase social pretende 'mover para renovar' y nos hacen creer que van 'renovar para mejorar', y vemos sobradamente (si no nos ciega lo sectario del partidismo) con eso no basta. Porque la ciudadanía necesita veracidad y moviendo la caca de un lado a otro no se renueva el aire ni renovando el aire se mejora el aspecto del lugar donde esté depositada la caca. 'Ya está todo inventado', decía el maestro Borges, 'a lo más que llegamos es a copiar con nuestro propia voz'. Así que si el algoritmo hace de juez Dred y elimina de la fanfarria a los nuevos 'yutúbers' políticos que dominan la parafernalia mediática de hoy y silencia los manidos y anacrónicos 'slaugh-ghairm', que a buen seguro ya tienen propietarios, nos hará un favor a la ciudadanía. Si no es así, que es lo más probable, entonces el maldito artículo 13 sólo sirve para copar titulares y, sobre todo, para ayudar a fomentar la presencia de estos nuevos 'yutúbers', que acumulan grandes cantidades de reproducciones, que a la postre, traducido significa pasta, money, viruta, parné... y por supuesto hará buenas las palabras de Machado.








Licencia Creative Commons
© Daniel Moscugat, 2019.
® Texto protegido por la propiedad intelectual. 
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sobre este blog

Este espacio es un lugar donde se desnudan las pequeñas y grandes historias que a veces pasan desapercibidas, quizá necesitan denuncia, o las que la vida cotidiana deja desamparadas y casi en el olvido. También habla de poesía y literatura, de cine, de la vida... Sin ninguna pretensión, con honestidad y sinceridad. Y respecto a las otras almas..., todos tenemos otras muchas que están en la nuestra.

Popular Posts

Portfolio: naturaleza

Archivo

© Daniel Moscugat, todos los derechos reservados.. Con la tecnología de Blogger.

Al alcance de tu mano

Al alcance de tu mano
Puedes recibirlo en tu propia casa, firmado y dedicado. Usa el formulario de contacto que ves junto a esta imagen.

Contacta desde aquí

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Páginas vistas en total

Copyright © Daniel Moscugat | Design by SimpleWpThemes | Adaptado y modificado por Daniel Moscugat