Twitter Facebook Delicious Digg Stumbleupon Favorites More
Historias cotidianas, otras almas, otros libros, cine...

Bocabaho

Traigo a la memoria un panfleto que escribí, recuerdo bien, bajo la influencia del alcohol (y, por qué no decirlo también, de la psicotropía de unas caladas del buen libanés). Aquello sucedió en el año 1994, parece que allá por el mes de mayo. Mi intención en primera instancia era plasmar aquí una perorata sobre la detención de Puigdemont y el independentismo, que ya hace aguas por doquier, porque construir un navío con un material tan endeble como el papel no podía tener otro final que el humdimiento (créanme si les digo que aludo a semejante connotación etimológica porque debieran ver esa película: Der Untergang (El Hundimiento, 2004), con un fabuloso, y a la vez cuasi cómico, Bruno Ganz en el papel de Adolf Hitler, con el que quería radiografiar el perpetuo estado de irresponsabilidad de los cuatro pelagatos que tienen a mal traer a la sociedad catalana). Pero al final he decido molestarles con un guiño del pasado que me ha llenado de nostalgia porque era un tiempo en el que escribía a bolígrafo todo cuanto podía y quería, y sólo pasaba a limpio cuando participaba en algún certamen literario (creía en la limpieza y honestidad de los concursos, hoy por hoy no por conocimiento de causa, e incluso sorprendentemente gané alguno que otro) o me iban a publicar alguna cosilla en alguna revista (era un tiempo en el que todavía se remitían los escritos por correo postal o por fax).

Al leer los trazos tan seguros y límpidos, a pesar de la perjudicada consciencia, me ha llenado de emoción ver que conservo ese papel y poder rescatar del olvido algo tan significativo para mí. Les pongo en situación. Durante los años 1994-1996 comencé a trabajar por las noches en un garito nocturno del centro de la capital, que de seguro los viejos rockeros de aquellos años conocerán si han deambulado por las calles de la vieja Málaga. Conocí individuos de los que podría escribir a buen seguro una novela de cada uno de ellos. Y quise retratar en aquel escrito el espíritu que se respiraba entre bambalinas, a todas luces fallido pero con más voluntad y prestancia que acierto me dispuse a divagar sobre compañeros, amigos y demás fauna nocturna sin más pretensión que el agradecimiento. Espero sean indulgentes con el que escribe, dado lo añejo del asunto y el ímpetu de la juventud. Decía así:


Semana tras semana observo a esos cavernícolas nocturnos pulular por doquier intercambiando sus pequeños tesoros por agua falsa de vida. Todos buscan como posesos un lugar donde cobijarse y no temer el engaño de las ratas de dientes de oro. Ese lugar existe y déjenme explicarles el porqué.

Alguien dijo que el estado ideal de una mente olvidada es observar la vida de forma rectilínea, invertida, hacia el suelo. Y es así de a gusto como un individuo siente las cosas más profundas y hermosas. Ése es el lugar, pero el porqué es algo más extenso.

En aquella cueva, los cavernícolas nocturnos se sienten apabullados por miles de razones. La gran mayoría aplauden la forma original de servir ese agua falsa de vida, pero se suele pedir dos veces porque de lo que se degusta con placer se suele repetir. Protegidos por una colmena de cristal, están los que ofrecen carcajadas bonachonas y automáticas, los que imitan peculiaridades de otros o la seriedad de una mueca simpática a tiempo compensado. Son los guardalíquidos de cuero y lágrimas los que imperan sobre el reino de las mentes olvidadas. Los sonidos de papel invisible merodean alrededor de todos envolviéndonos de un reino mágico de diversión y fantasía. A veces escapan de la realidad cuando los apretones de manos están sellados con la sangre del corazón. Es entonces, y no en otro momento, cuando brota en los cavernícolas nocturnos ese sentimiento de identificación con este reino.

Aquí es donde se produce el estado ideal de esas mentes. Donde se añoran amores olvidados por el tiempo, donde un sinfín de fábulas modernas se producen constantemente. Aquí es donde el líquido elemento corre por las cavidades sedientas de nuestras bocas gracias a un envase de extrañas formas pero reconocibles líneas geométricas. El juego que crea adicción sobre nuestra alma es inexpugnable. al igual que los irrecambiables servidores guardalíquidos de cuero y lágrimas. El tiempo tras esas colmenas de cristal les ha hecho ser tan duro como el cuero y sufridos como lagrimas amargas.

Bocabaho: este es el lugar. El estado ideal de las mentes olvidadas. Donde se producen hechos inenarrables y encantos venerados. Donde se disfruta con placer del agua importada del país de las faldas en recipientes de nenúfares. Donde el líquido elemento nunca tiene sabor, olor y color determinado o monótono y todo es una fantasía orgiástica multicolor.

Yo soy un simple 'escribidor' que presiente que nunca llegará al pedestal espiritual de las altas letras, porque pertenezco al reino de las palabras perdidas y desgastadas por la imperfección y allí me reconocen el mérito debido y justo, siempre junto a una botella de whisky.

Ante tal incertidumbre estoy seguro de que mientras la existencia del lugar al que dedico estas líneas se mantenga en pie, estaré allí para contemplarlo aunque mis células no se regeneren para ello; y aún no estando presente, quedará la incierta materia de mi espíritu.

La firma de un 'escribidor' perdido en el tiempo y en el reino de las letras gastadas por la imperfección, un cavernícola nocturno, una mosca de hierro y papel, una mente olvidada por el tiempo, chatarra de sangre y cielo, aquí se estampa. Por siempre jamás: Bocabaho.


Siento enrojecerse mis mejillas después de releer esta transcripción. Recuerdo bien el momento en el que escribí semejante incongruencia psicotrópica. Pero ahí la tienen, sin vaselina, ni correcciones. Un texto escrito junto a una botella de Jack Daniels y con un 'petardo' de marihuana entre los dedos mientras escuchaba 'Tormenta de tormento' de Corcobado y los Chatarreros de Sangre y Cielo. Sin aspiración alguna de querer aportar algo a la literatura (¿acaso alguien puede aportar algo nuevo sin mancharse de ignorancia las manos del ego?). Espero le sirva al menos de consuelo y de esperanza, sobre todo a aquellos que vivieron la nocturnidad y alevosía de refugiarse en alguna de las cuevas que abren a la noche para no morir por el sudor envenenado de una ceguera.








Licencia Creative Commons
© Daniel Moscugat, 2018.
® Texto protegido por la propiedad intelectual. 
Share:

Disfraz de invierno






Como confeti
se desgrana mi corazón
nevando sobre el balcón
de su indolencia,
polvo de estrellas
marchita la inocencia
reflejada en el espejismo
de un oasis.

Emboscado tras un cigarrillo
entorno los ojos para no mirar,
se engaña
vistiéndose de ángel
y las falacias
se hacen cargo de la despedida
para vestir de invierno
hasta el espejismo
de un oasis.

                      







Licencia Creative Commons
© Daniel Moscugat, 2016.
© Jazmines para una Biznaga, 2016.
® Texto protegido por la propiedad intelectual. 
Share:

Gabriel

A mí, que me gusta escribir sobre lo que sucede a toro pasado, por aquello de que hasta el vino, cuando se asienta, cuanto más envejece, mucho más cuerpo y contundencia adquiere. Pero hoy hago una excepción y me he puesto a teclear esto como ejercicio rápido de elucubración y reflexión. Son las 00:35 del lunes 12 de Marzo de 2018. Hoy, que hace ya catorce años se perpetró el atentado terrorista más sangriento que sufrió este país en toda su historia, poco más se puede decir ya que no se haya dicho sobre el vil y cruel asesinato de una pobre criatura indefensa. El alevoso asesinato de un niño. Aunque por mi parte lo que me apetece es imaginar, bucear, nadar como pez en el agua en uno de los charcos que más cómodo me siento, que es en el de la palabra escrita. Quizá podría decirse algunas cosas más que pasan por mi cabeza. De él mismo, de otros niños como él que han sido asesinados por manos cruentas, por seres humanos,... porque el ser humano es así con su propia especie. 

Un niño como otro cualquiera, como el suyo, como el de su vecino, como el de su hija, como el de su cuñado, como el de su nuera,... que va al colegio, a primaria, con lo que le cuesta madrugar y lo remolón que es para salir de la cama. Hay que desayunar, hay que ir al cole. Da sus primeros pasos en esto del aprendizaje, con la inocencia intacta todavía y con la mente y la atención puesta en desear la hora del recreo para corretear por el patio con sus compañeros, quizá con su mejor amigo, con quien compartiría el desayuno. Los deberes son una lata. Las matemáticas, lo peor, pero lo sobrelleva bien. A poco que se despista la profe, se dibuja unos pececitos nadando por los márgenes del cuaderno, procurando no hacerlo en las fichas,o quizá unos muñecotes nadando por el mar por el que nadan esas criaturas marinas. 

A la salida del cole le espera mamá, que le ha preparado ese almuerzo que tanto le gusta, quizá unas croquetas que acompañen, pero ensalada no que la odia; le rechinan los tomates en el paladar, se le entremeten los hilachos de las hojas de lechuga entre los dientes. Oh, no, despereza quejumbroso sobre la silla. No me gustan los plátanos. Pero se lo come igual, ese que le ha pelado previamente mamá con habilidad diestra de amor y protección. Ni qué decir tiene que le encantaría tener un gran acuario donde naden a sus anchas varios Nemos y una olvidadiza Dory, que nunca recuerda nada de aquello que había hecho hacía un minuto. Los deberes para luego, ahora mejor visitar un rato la televisión para poder dejar volar la imaginación en brazos de los dibujos animados de Clan. 

Le encanta pasar rato con papá y Ana. Le encantaría conducir una moto también. O mejor pilotar uno de esos coches de rally, como ese coche que le regaló para los reyes. Ese coche con el que tantas veces jugó con Ana, la novia de papá. Le gustaba ir a comparar chuches con ella. Y pasear en su coche. Aunque ella no es divertida, y más bien le resulta antipática, lo pasa bien en casa de papá.

Ayer comenzó las clases de inglés. Quiere aprender idiomas para cuando salga a trabajar fuera de España. Ha terminado los estudios primarios y ahora anda enfrascado con el Bachiller. Su pareja le rinde cariño y amor a raudales. Estudian en el mismo Instituto. A ambos les gusta la fauna marina, ambos quieren estudiar biología en la universidad. Y les gusta el cine negro, con sus gangsters y sus investigadores privados y sus asesinos.

La universidad se le da bien, disfruta con lo que más le gusta. Mamá dice que debería haber escogido una carrera que le proporcionara un futuro estable, pero él dice que dónde hay futuros estables en el mundo en el que viven. Ya que estudio algo, que sea provechoso para la vida.

Un día muy importante para él y su pareja: el día de la boda. Muchos invitados. Mamá y su pareja están radiantes. Papá sigue soltero desde que se llevó el chasco tremendo que sufrió con aquella pareja dominicana que tuvo, Ana. Por poco no se le va la vida a pique, ella cometió un terrible delito al que quería cargarle el muerto y al final el susto todavía le dura. Prefiere mantenerse al margen y vivir solo.

Vive el día más feliz de su vida. Acaban de llegar a casa con su primer hijo. El pequeño Gabriel recién nacido que retuerce sus minúsculas manitas en el aire protestando por comida porque lloriquea pidiendo mamar de inmediato. 

La mirada de Gabriel se pierde de inmediato por el túnel de un vórtice que se retrotrae hasta el momento en que iba junto a Ana. Pero ella repentinamente sesga el tallo de la vida de una criatura indefensa y débil, inocente, con alevosía. Ya no habrá más madrugones para ir al cole, ya no habrá más recreos para jugar con los amigos, ya no habrá más dibujos después de comer, ya no habrá más fines de semana con papá, ni habrá clases de inglés, ni estudios de bachiller ni universitarios, no habrá pareja, no habrá descendencia... Porque alguien, jugando a ser Dios, decidió en un arranque de envidia, celos, odio, rencor... que el pobre Gabriel no merecía nadar más entre los peces de colores del ser humano, esa especie que se ha convertido en una patrulla perdida y prácticamente carece de camino capaz de reconducirlo o encontrarlo. Y en lo que otrora fue su paraíso, ahora mamá vivirá para siempre en un infierno del que nunca se recuperará. Dos asesinatos en uno.

Cuando un ser humano desea el mismo final que aquel que es capaz de sesgar la vida de alguien indefenso, no puede presumir de ser mejor. Desear lo mismo para el congénere que cumple su deseo, nos hace ser de la misma calaña y miseria. Y casi nos acerca a su calaña cuando, humanamente, caemos en el desprecio del insulto, la dedcalificación y el oprobio, aún siendo una reacción más que humana. Desear la justicia por nuestra propia mano nos pondría en el mismo rasero.

No merecería ni el aire que respira, lo admito. Es un pensamiento en voz alta, pero que no me definiría como ser humano. Gabriel no es más que la punta del iceberg de cientos de niños que desaparecen en este país y tienen la desgracia de no contar con la difusión mediática. Por mucho que lo intentamos por las redes sociales, tampoco lo consiguen esos niños que mueren sepultados bajo los escombros producidos por los bombardeos que asolan ciudades enteras. Ni qué decir tienen esos niños que mueren de hambre DIARIAMENTE, una muerte lenta y agonizante, que ni las lágrimas pueden paliar el dolor de tripas de un niño que desfallece en plena calle y acaba siendo pasto de los buitres. Perpetrar la muerte de un niño escondido tras el parapeto de un mortero, de un dron que bombardea sin piedad, de un AK47, del secuestro de las reservas de alimentos,... Esto que es capaz de permitir el ser humano contra su propio futuro, esto que es capaz de perpetrar sobre un niño, sea en el país que sea, da buena cuenta de que esa especie no merece más compasión que una cucaracha.

Tengo este privilegio de verlo todo por una pecera, y puedo comprender a Gabriel cuando preguntaba si los peces lloran. Claro que los pececitos lloran, Gabriel. Sólo quienes vivimos nadando entre lágrimas en la pecera de nuestro desconsuelo sabemos que eso es posible. Esta patrulla perdida debería plantearse seriamente dónde está su pecera, porque la ambición de sobrevivir constantemente fuera del agua nos está dejando sin aliento.








Licencia Creative Commons
© Daniel Moscugat, 2018.
® Texto protegido por la propiedad intelectual. 
Share:

Sobre este blog

Este espacio es un lugar donde se desnudan las pequeñas y grandes historias que a veces pasan desapercibidas, quizá necesitan denuncia, o las que la vida cotidiana deja desamparadas y casi en el olvido. También habla de poesía y literatura, de cine, de la vida... Sin ninguna pretensión, con honestidad y sinceridad. Y respecto a las otras almas..., todos tenemos otras muchas que están en la nuestra. Son tantas cosas las que incluir, que poco a poco voy actualizando en la medida de lo posible: fotos, cine, poesía, literatura...

Popular Posts

¡Qué Peliculón!

© Daniel Moscugat, todos los derechos reservados.. Con la tecnología de Blogger.

Al alcance de tu mano

Al alcance de tu mano
Puedes recibirlo en tu propia casa, firmado y dedicado. Usa el formulario de contacto que ves junto a esta imagen.

Contacta desde aquí

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Páginas vistas en total

Copyright © Daniel Moscugat | Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com