Twitter Facebook Delicious Digg Stumbleupon Favorites More
Historias cotidianas, otras almas, otros libros, cine...

Breves reflexiones sobre FRONTERAS DE SAL

Quizá no se haya enterado del asunto, pero aquí en Málaga, en este pequeñito punto geográfico del planeta tierra, apenas alcanzamos el millón de habitantes (censados somos unos pocos menos). No es nada, algo así como el 0,0012 % de la población mundial. Por si fuera poco, un pequeño grupo de personas que suponen aproximadamente el 0,0020 % de esos ciudadanos censados en Málaga, pusieron en marcha un proyecto solidario de concienciación que, a tenor de los números, pudiera parecer que estuviera destinado al fracaso a golpe de vista. Eso, como digo, según la aritmética. No obstante, cuando interviene el factor decisivo en todo embrollo que se precie, el humano, el verdaderamente humano, entonces toda cuadratura del círculo se convierte en motor de explosión natural, en corazón, en amor.

Sabemos que el AMOR (para los que lo tenemos como premisa) resulta ser el motor fundamental y único que puede conseguirlo todo, que puede derribar muros, que puede construir castillos imposibles apenas con granos de arena, que tiñe del mismo color las banderas del mundo,... que difumina las fronteras hasta hacerlas desaparecer como un puñado de sal en el agua. Lamentablemente los logaritmos y la frialdad de la perfección matemática en la que se basa la economía ciegan a la inmensa mayoría y empujan a pensar involuntariamente lo contrario... y voluntariamente también, ojo. Pero gracias a la solidaridad, esa ramificación del amor (no confundir con empatía, esa palabra errática con la que algunos quieren hacernos confundir lo puro con lo sucedáneo) se consigue poner en duda la efectividad de los números, que el ser humano no es simples dígitos que combinados a través del álbebra (curiosa palabra procedente del árabe que hemos hecho nuestra) da como resultado un cierto grado de productividad o validez. La solidaridad, palabreja que se utiliza impunemente y sin criterio, es, según la RAE, la adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros. La solidaridad... metas, intereses, lazos sociales, ayuda,... todo apoyo desinteresado corresponde a la solidaridad, sin esperar recibir nada a cambio, solo la satisfacción que produce brindar una oportunidad a la esperanza, porque cuando hay un interés que tiene que ver con aplicar las reglas algebráicas o aritméticas, la solidaridad pasa a ser fácilmente una transacción comercial, tan sólo les separa un finísimo hilo, una frontera visible desde un mapa político pero impalpable pie en tierra. Sólo una excepción confirma esta regla: cuando dedicamos esas pautas matemáticas con el fin de obtener una transacción comercial y cuyo fin es un apoyo desinteresado a otra causa, entonces la solidaridad tiene valor múltiple.

Desde hace ya años, Malak Soufi, poeta, periodista, traductora y editora, además de haber trabajado para la prensa en árabe (agencia de noticias de Bahrein y en periódicos de Al-Zaman), tener publicados varios libros de poemas (Luna y Otros, Nostalgia, Granos de la Lluvia, Sin Comentario) y traducir más de 30 libros del árabe al español, ha estado implicada de lleno y trabajando activamente en favor de los refugiados en la isla de Lesbos (Grecia), quizá el punto caliente donde se sigue produciendo con más intensidad que en cualquier otro punto el flujo de refugiados de la guerra sin cuartel de Siria; casi no sabría uno definir qué clase de guerra es: civil, militar, económica o social (gobierno Vs rebeldes; ISIS Vs gobierno; rebeldes Vs ISIS; rusos Vs estadounidenses; estadounidenses Vs ISIS;  rebeldes Vs rusos; y así las ecuaciones invariablemente resultan  tener el mismo dividendo: el inocente pueblo sirio). Ella, tanto tiempo viviéndolo en primera persona, coincidió con un grupo de bomberos españoles en un restaurante de la isla griega, reponiendo fuerzas y tramando estrategias en su inexperiencia, por entonces, y ansias de lanzarse al agua para salvar vidas humanas que lamentablemente engullía, y sigue engullendo, un mar que poco a poco va tiñéndose de rojo, y lo que una vez fue "nuestro" la cruel voz poética (que la tiene) de la aritmética y el álgebra terminará por confundir en rima cómplice, múltiple, en trampantojo de letras:"muerto".

Malak se ha traído a Málaga las jornadas de concienciación social y solidaridad que desarrolló en Roma y que, de la mano de la Asociación Internacional Humanismo Solidario; con el escritor, poeta, crítico literario y humanista convencido que es don José Sarria a la cabeza; ha recalado en las conciencias de todos y cada uno de los asistentes a las numerosas citas que se programaron. Un total de 106 artistas de nacionalidades tan diferentes como dispares, multidisciplinar, unidos en un mismo fin: alzar la voz en apoyo de los que peor sufren las migraciones debido a conflictos bélicos y/o étnicos, junto a los Rohingyas, que no es otro sino el pueblo sirio: casi seis millones y medio de desplazados y cuatrocientos mil fallecidos; ni más ni menos que hablamos de una cifra cercana a la tercera parte de la población siria son ya refugiados. En cifras universales, supone apenas el 0,254% de la población mundial, de los que el 0,0054% resultan ser los fallecidos por causa de los desplazamientos migratorios, gran parte de ellos entre las costas de Turquía y Lesbos (Grecia). Es problema minúsculo y los porcentajes irrisorios, frente a la problemática migratoria global. Apenas captó la atención mundial durante breves fechas; las suficientes como para vender titulares y hacer caja, hasta que los titulares y la caja menguaron hasta perder rentabilidad. 'Bueno, ya sabemos que hay un problema ahí, como otros muchos problemas que pueblan el mundo'. La ONU sigue empeñada en dilucidar este conflicto con panfletos de papel mojado solicitando una tregua que nadie respeta porque existen intereses reales en torno a los recursos naturales del país por parte de las distintas facciones que allí se congregan para jugar al Risk.

Continúan ahogándose seres humanos en el mediterráneo, frente a las costas de Libia, entre las costas de Turquía y Lesbos (Grecia), por diversos puntos de las costas del mediterráneo... La diáspora, lejos de menguar, sigue sembrando caos y desolación por esa Frontera de Sal que es el mediterráneo y que va camino de convertirse en el mar muerto del siglo XXI. Y lejos de poder paliar esta criminalización de la condición humana (soñar, amar, vivir...), la vieja Europa se enzarza en inculpar a quienes tratan de arrimar el hombro para, al menos, suavizar la carga de llevar a hombros esos imposibles 'soñar, vvir, amar... El culmen se produce en la mdrugada del 14 de enero de 2016, cuando tres bomberos de PROEM-AID, recibieron el aviso de una embarcación que requería de más manos que las del patrón de aquella nao de salvamento, y sin ambages zarparon en ella para acudir al aviso de un bajel a la deriva que llevaba marchamo de naufragio. Una vez tomado el rumbo al objetivo, las autoridades helenas aseguraban que la embarcación había cruzado ilegalmente las aguas turcas y, tras remolcarla, a ojos de la policía costera helena, los tomaron por traficantes de personas. Así lo relataban en vivo y en directo en el salón de actos del CAL (Centro Andaluz de las Letras) el miércoles noche, 14 de febrero. Actualmente acusados de tráfico ilegal de seres humanos por parte del gobierno griego, esperan juicio en apenas un par de meses, ante la impasibilidad (casi diría complicidad) del gobierno español que, con esa tesitura sobre la mesa de cualquier lujoso despacho aislado hasta de la polución de la urbe, parece haber hecho oídos sordos: es comprensible que así sea, puesto que se comprometió a acoger a 17.337 personas ante las instancias de la Unión Europea que tendría que haberse producido en los dos años que tenía como margen, desde Septiembre de 2015, y la fecha límite se cumplió el mes de Septiembre del pasado año (cuánto bien pudieran hacer en esas localidades del interior que desaparecen sin remedio aparente y que pudieran repoblarse de un modo tan sencillo como este, por poner un simple ejemplo de voluntad política). No podemos esperar de alguien que se compromete a construir una casa y huye con el dinero que nos ayude a descargar los ladrillos del camión.

El giro a la derecha de las políticas migratorias poco a poco, gota a gota, va permeando en la población europea con esa idea del riesgo por acoger refugiados, 'nos quitarán el pan y la sal de nuestras mesas', 'nos desplazarán en el mercado laboral'...: el miedo a lo desconocido, tan innato, tan humano, un arma tan nociva y de destrucción masiva más potente que cualquier misil explosivo jamás creado por el hombre. No, la solución no es que cada ciudadano acoja un refugiado en su hogar, por ejemplo, como esgrimen a pie juntillas los infectados por ese virus tenebroso del miedo, ese cántico de 'hooligan' que tiene la consistencia sólida de la leche condensada. Eso es un trabajo que ha de comprometerse Europa, sus mandatarios, sus ideólogos, sus gobiernos. Un problema político no puede depender directamente del ciudadano de a pie, y menos si la raíz es un conflicto bélico. Si Europa restableciese en su lugar toda la riqueza que usurpó a la vieja África, por poner tan solo uno de los muchos e infames ejemplos, tal vez no hubiera existido nunca (ni existirían en la actualidad) los centenares de conflictos bélicos que han hecho las delicias, por otra parte, de los señores de la guerra de la propia Europa, de la Unión Soviética (antes) o de Rusia (ahora), de Estados Unidos, China, Alemania... Y aun así, las matemáticas no mienten. La Unión Europea, 580 millones de habitantes, se comprometió a acoger a 160.000 refugiados: el 0,275% de la población total. El viejo continente tiene localidades suficientes como para permitirse acoger a un refugiado en cada una... pero a fecha de hoy, tan sólo Alemania está entre los diez países que han acogido a más inmigrantes, el único de la Unión Europea. ¿El coste? Apenas supondría unas migajas para los gobiernos europeos: ¿Dónde está el famoso 0,7% para ayudas al desarrollo? Álgebra fácil: PIB zona euro, 10.788.818.000.000; el 0,7% de dicha cantidad: 75.521.726.000. ¿Hay dinero suficiente para paliar las necesidades, no solo de los refugiados, sino de los ciudadanos que padecen pobreza y necesidad en la vieja Europa (y solo hablo de la zona euro)?

Como ven, es sorprendente la perspectiva global que es capaz de ofrecer los números, siempre depende de qué prisma utilizamos para ver las matemáticas. Cuando generalizamos un problema global con números globales, apenas supone unos granos de arena para todo un bancal de la calita más encantadora. Lo propuesto por Fronteras de Sal la pasada semana del 13 al 16 de Febrero, y que se rubricó con una exposición heterogénea de arte en el Centro de Estudios Hispano-Marroquí el pasado 20, y estará hasta el mismo 20 pero de Marzo, desearía fuese una piedra más en ese camino, en ese puente, entre este y el otro lado del mediterráneo. A pesar de la mancha que ha supuesto que lo más granado de la cultura malagueña (¡qué coño! ¡¡Todos los ámbitos de cultura en general, de un extremo al otro!!) ha obviado unas jornadas que pocas veces se han producido en la ciudad del paraíso. No he conocido ciudad más cainita que esta, pero es comprensible que en la ciudad del paraíso, del Edén, se de hasta con agravante esta figura retórica, la del asesino de su hermano..., el más cercano es a veces el peor de los enemigos. Probablemente luego saldrán a la palestra tantos y cuantos ofreciendo galas y eventos solidarios, más orientados al exhibicionismo egocéntrico de los participantes que al fin por el que se dedica el acto en sí. El éxito que ha supuesto ver a jóvenes y mayores que de verdad se interesaron por la cultura y la solidaridad, nos han hecho soñar que es posible poner nuestro granito de arena para revertir esta situación generalizada. Una situación que no podrá depender nunca de los falsos mentideros solidarios que solo buscan sacar a pasear las plumas de pavo real y envanecer un poco más el ego a tantos y cuantos, como no podría ser de otro modo en un paraíso lleno de animales elefantiásticos y extraordinarios que necesitan alimentarse vanidad. A toro pasado, todo el mundo quería haber sido solidario... pero no hubo tiempo en las apretadas agendas, lástima. Aún están a tiempo, pero no para levantar el dedo y decir "estoy aquí" para salir en la foto, sino para arrimar el hombro entre los nadies y luchar por que sus sueños sean también parte del nuestro, "la adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros" sin esperar nada a cambio, eso SÍ es SOLIDARIDAD. Pronto, tres bomberos españoles, de los que han salvado miles de vidas ya, se enfrentan a un juicio sumarísimo en los tribunales helenos, acusados de tráfico ilegal de personas en las costas de Lesbos (Grecia). Necesitan de tu apoyo en silencio, unos hombros solidarios necesitan de una simple transacción comercial para convertir en un gesto prosaico en uno poético, dando como resultado una acción doblemente solidaria. Son pequeños granos de arena que pueden llegar a ser piedras que tiendan un puente entre las dos orillas del mediterráneo. Ayuda a ayudar...

PROEM-AID:
Directamente por PayPal: ----->  AQUÍ
Transferencia bancaria:
Triodos Bank / Asociación Proem-Aid  IBAN: ES49-1491-0001-2021-7549-1022


Apenas hemos sido el 0,0020 % de la población malagueña, pero trabajamos como si hubiésemos sido el 99,9980. Aún queda mucho trabajo por hacer y tú puedes ser una parte de todo esto.







LOS NADIES

Sueñan las pulgas con comprarse un perro
y sueñan los nadies con salir de pobres,
que algún mágico día
llueva pronto la buena suerte,
que la buena suerte no llueve ayer, ni hoy,
ni mañana, ni nunca,
ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte,
por mucho que los nadies la llamen
y aunque les pique la mano izquierda,
o se levanten con el pie derecho,
o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadies: los hijos de nadie,
los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados,
corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos,
rejodidos:

Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones,
sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos,
sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal.
sino en la crónica roja de la prensa local.
Los nadies,
que cuestan menos
que la bala que los mata.

© Eduardo Galeano.





Licencia Creative Commons
© Daniel Moscugat, 2018.
® Texto protegido por la propiedad intelectual. 
Share:

1 comentario:

Sobre este blog

Este espacio es un lugar donde se desnudan las pequeñas y grandes historias que a veces pasan desapercibidas, quizá necesitan denuncia, o las que la vida cotidiana deja desamparadas y casi en el olvido. También habla de poesía y literatura, de cine, de la vida... Sin ninguna pretensión, con honestidad y sinceridad. Y respecto a las otras almas..., todos tenemos otras muchas que están en la nuestra. Son tantas cosas las que incluir, que poco a poco voy actualizando en la medida de lo posible: fotos, cine, poesía, literatura...

Popular Posts

¡Qué Peliculón!

© Daniel Moscugat, todos los derechos reservados.. Con la tecnología de Blogger.

Al alcance de tu mano

Al alcance de tu mano
Puedes recibirlo en tu propia casa, firmado y dedicado. Usa el formulario de contacto que ves junto a esta imagen.

Contacta desde aquí

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Páginas vistas en total

Copyright © Daniel Moscugat | Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com