Twitter Facebook Delicious Digg Stumbleupon Favorites More
Historias cotidianas, otras almas, otros libros, cine...

Lo que de verdad importa


Lo que de verdad importa en este mundo complejo del cine, como dijo en cierta ocasión el maestro Orson Welles, es escapar de la anodina experiencia de dirigir y comportarse como uno mismo es, porque “dirigir películas es un refugio para los mediocres”. No quisiera dejar pasar la oportunidad de matizar en este sentido que precisamente lo que no hay que hacer para dirigir una película es precisamente dirigirla. Todo lo contrario. Aunque parezca un juego de palabras o un dédalo que desentrañar, en realidad dirigir un proyecto significa que uno ha de apuntar hacia los demás como responsables de un trabajo que quien capitanea es el que verifica cómo se ha de finiquitar. Es el timón de un gran barco, no el gran barco. Y el principal problema de todo director que acoge un proyecto es que él mismo cree ser el barco.

Esta película no pasará a la historia más que durante estos momentos de taquilla, que por cierto pasa por un buen estado de forma. Y es que la recaudación de la cinta irá a parar a la asociación infantil de lucha contra el cáncer Serious Fan Children’s Network, entidad fundada por PaulNewman. Nunca se han llevado nada bien las opciones benéficas y el cine de calidad. O se monta una ONG o se hace una buena película; y sí, no digo dirigir, digo hacer. Porque en realidad esta es una película dirigida hacia una deriva, con un objetivo específico. La única diferencia entre Lo que de verdad importa y el resto de películas comerciales es que la recaudación va a parar a una ONG y las películas comerciales buscan el lucro. Pero ambos tipos de películas tienen un nexo de unión, están dirigidas para alcanzar un fin, y no para hacer cine. Es entonces cuando uno llega recordar esa cita de Orson Welles y de repente se comprende todo: “dirigir películas es un refugio para los mediocres”.


La película de PacoArango es algo así como un cuento de Navidad pero sin Navidad. Una película blanca ambientada y pergeñada para ver en familia, sin aspavientos intelectuales y sin más pretensión que aleccionarnos sobre la importancia de acercarnos a los demás y procurarles un pequeño alivio puede suponer una cura para el alma. No obstante, apunta a dar lecciones de moral basándose en un discurso fácil. Resulta triste que la cinta apele a lo sobrenatural para la cura de todos los males. Teniendo en cuenta hacia quienes van dirigidas estas premisas, esos previsibles espectadores cuya candidez y aporte económico sientan la decepción de que su dinero va a parar a la ciencia invisible por pura cercanía, por la gracia de Dios. Y en realidad, aunque parezca un poco dura esta disertación al tratar el sostén principal del argumento, simplemente me atengo a la realidad. A lo que muestra la película en toda su esencia.

Alec (OliverJackson-Cohen; "Salvando las distancias", 2010) es un electricista que trabaja arreglando aparatos eléctricos para una empresa casi en quiebra y lleva una vida disoluta y desordenada. Su tío Rymond (Jonathan Price; Saga "Piratas del Caribe", 2003, 2006, 2007) le propone saldar deudas a cambio de mudarse a Nueva Escocia (Canadá). Allí busca trabajo como electricista y accidentalmente descubre que tiene el don de curar a las personas. En su lucha por comprender esa nueva realidad conoce a una adolescente con cáncer que le enseña el camino.

El título original de esta cinta en inglés es “El curandero”; habilidosos los distribuidores al ocultarlo porque con la sinopsis y el título hubiera echado para atrás al público hispano. Si el espectador contempla la película sin complejo alguno, podrá disfrutar de una historia convencional de esas que suelen abochornarnos en las sobremesas de fin de semana en la TDT. Una película moralista y entretenida, con carácter edulcorado y golpes sentimentales como el de la pequeña que padece cáncer llevando de la mano a un incrédulo curandero.

Cabe destacar la fotografía de un monstruo tras los objetivos como es Aguirresarobe (La saga Crepúsculo, La carretera, Vicky Cristina Barcelona, Losotros,... ). Pero con una puesta en escena un poco pobre y un argumento que se desmorona por el camino hacen del trabajo del genial director de foto un punto y aparte en esta producción, que quedará en el olvido como la primera que firmó Paco Arango (Maktub, 2011), a pesar del efímero fulgor de sus inicios hasta la llegada de los Goya; tras aquello ha desaparecido de la memoria colectiva. Diría que lo mejor es que la recaudación irá a parar a la fundación creada por Paul Newman (Serious Fan Children’s Network), que es a quien va dedicado este film.


Así que, para dirigir una película no basta con buenas intenciones, ni con pretender dirigir con perspectivas de llegar a un punto determinado. Cerrando tal y como abrí este comentario, con una cita de Orson Welles, de lo que se trata en esto del cine es de dirigir o crear sin pretensiones: “Es imposible hacer una buena película sin una cámara que sea como un ojo en el corazón del poeta”. Teniendo en cuenta esta solemne frase de todo un genio, es mucho mas fácil hacer crónicas como esta, cuya intencionalidad sólo ha apelado al sentimentalismo del espectador como objetivo, como único fin. Imagino a Frank Capra molesto con producciones de este tipo, porque su modo de expresión era gobernar el gran barco y no el timón. Y quizá por eso, aunque su ángel Gabriel, Clarence, no resultase verosímil, nadie le chisto ni una sola palabra al respecto, porque el barco llegó donde debía.




© Daniel Moscugat, 2017.
® Texto protegido por la propiedad intelectual. 
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sobre este blog

Este espacio es un lugar donde se desnudan las pequeñas y grandes historias que a veces pasan desapercibidas, quizá necesitan denuncia, o las que la vida cotidiana deja desamparadas y casi en el olvido. También habla de poesía y literatura, de cine, de la vida... Sin ninguna pretensión, con honestidad y sinceridad. Y respecto a las otras almas..., todos tenemos otras muchas que están en la nuestra.

Popular Posts

¡Qué Peliculón!

Ética y estética

© Daniel Moscugat, todos los derechos reservados.. Con la tecnología de Blogger.

Al alcance de tu mano

Al alcance de tu mano
Puedes recibirlo en tu propia casa, firmado y dedicado. Usa el formulario de contacto que ves junto a esta imagen.

Contacta desde aquí

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

...y mucho más aquí

Páginas vistas en total

Copyright © Daniel Moscugat | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com | Distributed By Blogger Templates20