Twitter Facebook Delicious Digg Stumbleupon Favorites More
Historias cotidianas, otras almas, otros libros, cine...

Zonas


"Un poeta es un mundo encerrado en un hombre", escribió Victor Hugo. El mundo que habita en el corazón del poeta es el compromiso con el hombre, con la honestidad hacia sí mismo, la reflexión como inflexión entre su intelecto y lo que le rodea. Tal que así, un mundo puede representarlo todo en una vida, y quizá la complejidad de lo que uno encuentra en el transcurso de ese todo universal que habita en cada ser humano empuja a indagar en el sentido que lleva consigo la propia vida para su sustento emocional. A lo largo y ancho del camino por donde uno transita tropieza con preguntas, medita y razona sus respuestas en pos de la comprensión de su propia existencia, la comprensión de ese mundo encerrado en sí mismo.

Cuando Aristóteles reflexiona en torno a la verdad que encontramos en su "poética", podría resumirse en este axioma: el nacimiento de un poema surge como consecuencia de dos factores naturales en el hombre: la tendencia a la imitación y el ritmo y la armonía. Por lo que uno entiende que la transfiguración de la realidad hacia la inclinación a buscar la imitación del ser humano y todo lo que construye en torno a sí mismo acaba brotando de la mano de Antonio José Royuela con un ritmo y una armonía que dialoga con absoluta sencillez con el lector.

Desde el mismo título uno ya se sabe advertido, todo lo que queda delimitado por zonas se separa del resto en espacios privados y concretos o en espacios compartidos y funcionales. Un edificio de viviendas, un colegio, el calor del hogar...  todo queda delimitado por espacios de uso privado, pero que dependen o quedan interconectados por espacios de uso común donde los usuarios se congregan o han de compartir otros. El poemario de Royuela se divide en espacios privados, concretos, íntimos, espacios de reflexión donde elucubra en la intimidad, dando voz imitada de la realidad para crear un espacio de diálogo donde conversa con el lector con el ritmo y la armonía que la exposición de sus inquietudes requiere.

Los espacios hallados en 'Zonas' son, como digo, de uso privado de reflexión, unos, y de uso común, otros. La composición química de los versos se resumen en sólido, líquido y gaseoso, dejando los espacios comunes en zonas, zona cero y zona sin clasificar.

No cabe duda que inicia los pasos de un modo personal a modo de agradecimiento hacia los que le acompañan en el mundo que hay encerrado en él: "De la mano de los que me curan las heridas, / en esta guerra sin fecha final conocida. / De los que aún quedándose sordo de un oído / gritarán para hacerse escuchar. / De los mismos que nadaron hacia las islas / donde me perdí. / (...) / No me borrarán de sus vértebras / como suelen hacerse con los sueños" . No tiene reparos en abrir la mano y tiende puentes hacia la realidad que nos contempla con la complicidad del lector, vertebra las dos caras de una misma verdad, el amor y el desamor, hace visible las carencias que andan dispersas en un pasado que se contempla en la distancia de los años y que pasan indefectiblemente como un aprendizaje de lo propio y lo ajeno.

A destacar tres aspectos: el circunloquio zona cero deja claro desde el principio hasta el final su compromiso social, su constante reflexión sobre la incongruencia de un mundo que sufre las carencias de unos como consecuencia de los excesos o la codicia de unos pocos. Un debate permanente que emplaza al lector a sumarse a la reflexión. A éste le sigue la zona gaseosa, el espacio más volátil por los cambios que se producen en su estado debido a los altibajos de temperatura. Una zona donde descubre las variables intangibles e intrínsecas del amor y del desamor. Un espacio de reflexión lleno de abnegación, manejando con franqueza las virtudes y los defectos que entiende como verdad relativa. Con el riesgo que ello conlleva, se acerca de manera honesta y sincera descubriendo ambas caras, apelando al recuerdo, con cierta nostalgia, con la perspectiva de la experiencia. Se adentra en la memoria y entre el recuerdo sale a flote la tesitura de quien ya ve las cosas desde la distancia con cierta voluptuosidad. Por último la zona sólida, su sostén, su entorno y su propiedad, su tesoro más íntimo: "Lo que realmente te duele es la lejanía de las voces / que cuidaste con tanto esmero, / la ausencia de entusiasmo que veías en los ojos de los que te abrazábamos / al regreso de cualquier salida, / o la nostalgia por ver caer la misma lluvia que juntos / contemplábamos hace treinta años". Versos dedicados a una madre y que diluvia nostalgia y agradecimientos en los posteriores versos, así como en los versos dedicados a quienes ocupan lugares más cercanos en su corazón.

Con Zonas, Antonio José Royuela alcanza una cúspide de madurez intelectual, una voz de poeta profundo y veladamente filosófico, un mundo que habita en sus reflexiones y que adquieren un compromiso con el ser humano y toda su idiosincrasia. Con la honestidad y la franqueza con la que se expresa hacia sí mismo, hace reflexionar al lector desde las distintas perspectivas, en ocasiones con contundencia, desde las distintas zonas: "En un desahucio / cabe la letra pequeña en un impreso / cobarde y asesino, / las corbatas de usureros / que no combinan con el color de las paredes / y el triste espectáculo de la degradación / pública en un sueño". Zonas es un mundo encerrado en un hombre.

WEB DEL AUTOR  //  ZONAS - ED. LASTURA
Share:

2 comentarios:

  1. Hola, Daniel. Recoges de manera bella y profunda los entresijos del gran poemario de Antonio José Rayuela. He leído y releído muchas veces los versos mágicos de "Zonas", e incluso muchas de las reseñas que le han hecho, pero ninguna me ha conmovido tanto como la tuya. Mi felicitación más sincera por este ingrato e importante trabajo que son las reseñas. En esta ocasión, ambos estamos de acuerdo en el excelente trabajo del poeta. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy muy agradecido por tus palabras, Eugenia. Tan solo trato de revelar una certeza a través de la perspectiva de lo que me transmite la comprensión de los textos. Y el de Antonio José Royuela me ha parecido que merece la pena ser desgranado de manera imparcial y elocuente, sobre todo con el objeto de animar a los lectores a que no pierdan de vista esos versos y puedan deleitarse con ellos. Espero que el poeta siga haciéndonos disfrutar con sus poemas y sus textos.
      Recibe mi más cordial saludo.

      Eliminar

Sobre este blog

Este espacio es un lugar donde se desnudan las pequeñas y grandes historias que a veces pasan desapercibidas, quizá necesitan denuncia, o las que la vida cotidiana deja desamparadas y casi en el olvido. También habla de poesía y literatura, de cine, de la vida... Sin ninguna pretensión, con honestidad y sinceridad. Y respecto a las otras almas..., todos tenemos otras muchas que están en la nuestra.

Popular Posts

¡Qué Peliculón!

Ética y estética

© Daniel Moscugat, todos los derechos reservados.. Con la tecnología de Blogger.

Al alcance de tu mano

Al alcance de tu mano
Puedes recibirlo en tu propia casa, firmado y dedicado. Usa el formulario de contacto que ves junto a esta imagen.

Contacta desde aquí

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

...y mucho más aquí

Páginas vistas en total

Copyright © Daniel Moscugat | Powered by Blogger
Design by SimpleWpThemes | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com | Distributed By Blogger Templates20